domingo, 13 de marzo de 2016

Hay un abismo de distancia entre la filosofía barata y la vida real - Hombre irracional (2015) - Woody Allen

Cada vez que me enamoro de una actriz de cine sólo tengo que esperar a la próxima o la siguiente película de Woody Allen que seguro aparecerá en ella. Y ellas, desde ya, ansiosas y desesperadas por trabajar con el gran maestro. Cuantos celos me provoca.
Lo mismo sucede con Abe Lucas y sus alumnas y provoca celos en profesoras y novios. A los 20 minutos de iniciado el film rogaba que Allen le encontrara una vuelta de tuerca al remanido Síndrome de Pigmalion. Por suerte a esa altura el guión toma un giro. El profesor de filosofía que vivía una depresión por haber intentado ayudar al mundo sin encontrar resultados, encuentra un objetivo. Algo por lo que vivir. Un acto creativo que influyera directamente en la humanidad, aunque más no fuera en una sola persona.
Narrada con una voz en off en primera persona a lo Phillip Marlowe, pero a dos voces; lo que hace más interesante la historia.
No se trata de la historia de amor entre un profesor y su alumna. Tampoco hay misterio a descubrir. En realidad el tema es la hipocresía y lo anticipa Allen en la primera clase donde se habla sobre Kant: En un mundo realmente moral no existiría lugar para la mentira, pero supongamos que tenemos escondidos en nuestro atico a Anna Frank y los nazis nos preguntaran si la tenemos escondida?.
No será lo mejor de Woody Allen, pero verla nunca será tiempo perdido. Ver trailer
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario