jueves, 17 de marzo de 2016

Yo no tengo después - Nina forever (2015) - Ben Blaine, Chris Blaine

Ay los británicos....los británicos. Sí que saben hacer bien algunas cosas. La porcelana Royal Dulton, la platería Sheffield y el humor negro.
Negro, negrísimo, irónico, inteligente pero muy bizarro en el sentido amplio (raro) y en el sentido estricto del diccionario de la Real Academia Española (1. Valiente, arriesgado. 2. Generoso, lúcido, espléndido).
Sobre el asfalto yace el cuerpo de un motociclista todavía con el casco y a lo lejos se divisa su vehículo destrozado. Como tiene su ropa puesta no se le ve el tatuaje en la espalda cerca del hombro derecho: "Nina forever". No fue un accidente. Fue un intento de suicidio malogrado. 
A Rob sólo le quedan algunas heridas en los brazos. El espectador podrá preguntarse porqué se pone el casco si se va a suicidar, pero siempre se puede decir algo de cada suicidio no satisfactorio.
Mientras el resto de sus compañeros lo ve como un Freak y le escapan. Holly comenta a sus amigas: "Me encantaría que mi novio se quisiera suicidar si yo muriera".
Holly vive en el Campus Universitario y trabaja en un supermercado porque tiene que pagar su carrera de Paramédico y Rob vive ahora sólo y trabaja en el mismo supermercado porque la depresión no le permite pensar en otra cosa.
Pronto se unen y comienza una historia de amor extraña, absurda, distinta narrada con diálogos maravillosamente ácidos e irónicos. Para reírse de la negritud. Recomendable. Hay que arriesgarse a verla.
Tuvo cinco nominaciones y ganó cuatro de ellas, entre ellas el Premio del Público en Mórbido Fest. 2015 en Puebla, México. Excelente Abigail Hardingham que ganó el British Independent Festival por esta película.
Como no podía ser de otra manera, en Gran Bretaña la estrenaron el día de San Valentín. Ver trailer
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario